Top
Llámenos: +51 1 330 9231

Que pare todo, es momento de reflexionar

Jan 16, 2020
Por:Hermes Camacuari

Una de las escenas del cine más emblemáticas se da en la película Matrix, estrenada en el año 1999, en donde Neo conoce a Morfeo. Luego de tener varios minutos de conversación Morfeo ofrece a Neo la posibilidad de elegir entre dos píldoras, una roja y la otra azul. Si tomaba la píldora azul entonces renunciaría a sus pretensiones de saber realmente que estaba pasando y seguiría con su vida normalmente. Pero si tomaba la píldora roja entonces tendría la posibilidad de conocer la verdad de las cosas y todas sus dudas serian resueltas. Neo finalmente elige tomar la píldora roja.

Eso solo pasa en las películas o en algún libro de aventuras dirán muchos y puede que tengan razón. Sin embargo, lo cierto es que todos nosotros, aunque no siempre, si tomamos decisiones importantes en la vida. No tan fantásticas ni de la magnitud de la película antes mencionada. Lo cierto es que la vida está llena de decisiones. Algunas son muy importantes como elegir la carrera que queremos estudiar, invertir nuestros ahorros en algún negocio, casarnos, poner nombres, etc.

El día a día de cada uno de nosotros está repleto de toma de decisiones. En la sociedad de hoy todo tiene que ser rápido e instantáneo, las daciones deben ser inmediatas y con poca reflexión, le invito a tomarse unos minutos para reflexionar conmigo sobre la toma de decisiones. Son diferentes los tipos de decisiones que van desde las más simples a las más complejas. Algunas se dan casi automáticamente y otras requieren algunos minutos o más para ser pensados cuidadosamente. Como por ejemplo el hecho que hayas decidido leer este blog y compartirlo con otras personas que necesitan detenerse unos minutos para reflexionar. Todo está lleno de decisiones. Estoy o no en lo cierto, esas elecciones traerán como resultados consecuencias que cambiarán el rumbo de todo, no solamente de uno solo, sino que también afectarán al entorno cercano y por tanto al lejano.

Suena la alarma del celular y debes decidir si posponerlo o apagarlo, decidir si levantarte de la cama o seguir durmiendo unos minutos más, luego decidor que ropa ponerse, si prepararte el desayuno o comer en la calle. Si subirte al transporte público o llamar a un taxi por aplicación. Si hacer los deberes mediocremente o con esmero, si perder el tiempo o aprovecharlo. Si almorzar un plato light o comida rápida. Si ayudar a un compañero o hacerse el desentendido de su dificultad. SI usar el celular para cosas productivas o solo estar viendo que pasa en las redes sociales. Si conversar de temas elevados y beneficiosos o solo comentar chismes y cosas superfluas. Si tener compasión por el necesitado o ser indiferente. Si volver a casa temprano o ir algún otro sitio. Si acostarse temprano o antes ver un video en YouTube.

Ahora la gran pregunta: ¿Si a lo largo de mi vida tengo que tomar diferentes decisiones entonces que debo hacer para decidir la mejor opción o en todo caso buscar hacer lo correcto? Es fácil decir la respuesta, tal vez en este momento lo estás pensando, pero no es solo decirlo hay que hacerlo y eso si cuesta trabajo. Tomar buenas decisiones no se dan por el azar o por una evaluación meticuloso, aunque eso ayuda, hay un componente necesario que tenemos que considerar todos de lo contrario no podremos decir que nos va bien.

Como cristianos nosotros sabemos que la Biblia es nuestra única norma de fe y conducta. Eso quiere decir que nuestra creencias, valores y principios no vienes de la experiencia, ni el razonamiento o alguna otra fuente; sino que quien ya ha provisto las bases morales, sociales, conductuales, etc. de la vida del ser humano es Dios a través de su palabra que es la Biblia. Por ende, nuestra conducta debe responder a esas normas. Nuestras decisiones entonces deben estar alineadas a lo que Dios ya nos ha instruido. En 2 Timoteo 3:16-17 RVC dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”


Así que en cada una de nuestras decisiones siempre debemos tener presente que dice Dios acerca de cuál o tal cosa. Los cristianos estamos para agradar a Dios y para hacer la obra de Dios, las buenas obras. Para saber lo que Dios ha dicho sobre un tema, si da un consejo o amonestación sobre tal o cual cosa es necesario leer la Biblia diariamente. Cuanto más aprendamos de la Biblia seremos más sabios para tomar decisiones acertadas y eternas. Porque el Señor da la sabiduría; conocimiento y ciencia brotan de sus labios (Proverbios 2:6 NVI).
De ahora en adelante, antes de tomar una decisión, la más pequeña que sea no nos olvidemos de nuestro santo Dios que ama la justicia y valora la obediencia. Se que no es fácil pero no imposible. Dia día iremos aprendiendo y con su ayuda llegaremos a la estatura de Cristo. El cuál es nuestro modelo en todo, un ejemplo de obediencia y dependencia absoluta a Dios; el cual tomo la mayor y más grande decisión: venir a este mundo, encarnarse y nacer para vivir una vida de sujeción al Padre y entregarse voluntariamente en sacrificio expiatorio por todos nosotros.

Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos. (Efesios 5:15-16 NVI)



#UbPeru

Unámonos para una vida mejor y un hermoso futuro.